NACIONAL
Typography

CIUDAD DE MÉXICO.- A petición del gobierno federal, investigadores, académicos y científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) conformaron un grupo de trabajo permanente para aportar soluciones al problema que enfrentan actualmente las playas de Quintana Roo con la atípica irrupción de macroalgas marinas, es decir, el sargazo.

Con la participación de los institutos de Ingeniería, Geografía, Ecología, Biotecnología y de Ciencias del Mar y Limnología; del Centro de Ciencias de la Atmósfera, y de las facultades de Química, Medicina y Economía, se definieron por lo pronto tres subcomités científicos para atender, en el corto, mediano y largo plazos, el fenómeno natural que afecta a los países del Atlántico poniente, desde Brasil hasta Estados Unidos.

En lo inmediato, un primer esfuerzo se centrará en fortalecer los mecanismos de recolección de sargazo tanto a nivel de playa como en el mar. Para ello se analizará la propuesta del Luis Álvarez de Icaza Longoria, director del Instituto de Ingeniería, de carbonizar de biomasa a través del proceso llamado pirólisis hidrotermal.

Asimismo, se evaluará la efectividad de los sistemas de barreras que se están instalando a lo largo de 3 millas náuticas en playas de Quintana Roo, para contener y retirar el sargazo de forma sustentable.

Elva Escobar Briones, directora del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología, se comprometió a participar en la medición de CO2, para descartar afectaciones a la salud de la población.

Sobre esto último, Gustavo Adolfo Olaiz Fernández, coordinador del Centro de Investigación en Políticas, Población y Salud, de la Facultad de Medicina, adelantó que no existen evidencias de daños a la salud humana por la presencia de sargazo.

En la reunión, se acordó también que el segundo subcomité científico preparará en el mediano plazo un sistema de monitoreo y alertamiento temprano de arribos de sargazo, mediante tecnología satelital del Instituto de Geografía.

Con esto, se dijo, se generarían datos acumulados de dónde está y hacia dónde va la macroalga, así como información sistematizada de corrientes, vientos y otros factores meteorológicos.

En tanto que un tercer subcomité estudiará las oportunidades a mediano y largo plazo para el uso y aprovechamiento del alga, con el objetivo de darle un valor agregado a nivel industrial. Los investigadores afirmaron que existen opciones como generación de biocombustible y fabricación de productos alimenticios, farmacéuticos y cosméticos. Los institutos de Biotecnología y las facultades de Química y Medicina participarán en este esfuerzo.

A la reunión asistieron Alejandro del Mazo Maza, comisionado Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP); María Amparo Martínez Arroyo, directora general del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), quien coordinará los trabajos del comité científico; Luis de Potestad Clemens, subsecretario de Planeación y Desarrollo Turístico de Quintana Roo, y William Lee Alardín, coordinador de la Investigación Científica de la UNAM, quien presidió la sesión.(proceso)

contador de visitas